Google+ » El Ego y la angustia.

El Ego y la angustia.

Definición de ego y de angustia.

ego

 

Antes de dar inicio al artículo en si, permite-me definir el ego y la angustia según el diccionario:

 

Ego:

 

(Del latín. ego, yo).

  1. Psicología. En el psicoanálisis de Freud, instancia psíquica que se reconoce como yo, parcialmente consciente, que controla la motilidad y media entre los instintos del ello, los ideales del superyó y la realidad del mundo exterior.
  2. Coloquial. Exceso de autoestima.

 

El ego según las filosofías orientales:

 

En las filosofías místicas orientales, particularmente en el budismo se considera al yo como una ilusión. El yo se presenta como un velo de la mente que induce al sujeto a identificarse con su experiencia provocándole sufrimiento. El Budismo también contrasta fuertemente con otras religiones porque no afirma la existencia del alma, ni de un “sí mismo” o “yo” duradero en el ser.

 

Angustia:

 

(Del latín. angustia ‘angostura’, ‘dificultad’).

  1. Aflicción, congoja, ansiedad.
  2. Temor opresivo sin causa precisa.
  3. Aprieto, situación apurada.
  4. Sofoco, sensación de opresión en la región torácica o abdominal.
  5. Dolor o sufrimiento.
  6. Náuseas (gana de vomitar).
  7. Estrechez del lugar o del tiempo.

Nosotros le pusimos como nombre a este artículo: el ego y la angustia, porque es casi lo mismo (en sentido figurado).

Cuando a alguien lo acosa la angustia, es ante todo importante buscar la Presencia Divina interior, para ser fuerte, es decir tener la fortaleza de tu Presencia, y con ello superar cualquier angustia y adversidad.

La angustia es una energía que representa la oscuridad en tu mente y es propio de la debilidad que se ha producido por estar separado de Dios interiormente.

La angustia es una energía que paraliza, y al paralizarte hace que te metas más y más en las tinieblas, por eso lo que dije al principio: que ante todo es importante recurrir a la Presencia Divina interior.

En otras palabras, la angustia es consecuencia de un enseguecimiento interior que debe superarse para ser feliz. Es importante reconocerlo y sanarlo, llevándolo a nuestra Consciencia Divina.

Es usual que cuando tienes angustia o ansiedad, te apoyes en el ego; o realmente es que te estás apoyando en el ego. Y el ego como está basado en el temor o el miedo, su primer impulso es avanzar a toda costa; y esto lo que hace es que te tropieces con más obstáculos y esto se convierta en más desesperación, ya que es arremeter sin llevar las cosas a la reflexión interior.

¿Qué te da el ego?

El ego siempre te va a dar las mismas soluciones en diferentes escenarios, lo que hace te metas en un circulo vicioso. El ego busca soluciones en el mundo exterior, impulsado por tus creencias, las creecias que tienes depositadas en tu memoria subconsciente.

Recuerda siempre que el ego y la angustia no son de Dios y por ende, no son tuyas tampoco, por lo tanto, es preciso acudir a Dios en recogimiento interior y orar por la solución Divina a esa angustia que estás experimentando.

Recuerda, que siempre que permites que el ego sea el que rige tu mente y tu mundo, se te presenta la angustia en forma de melancolía, depresión, parálisis, malos deseos, etc. La angustia es oscuridad, es decir falta de luz y que por lo tanto, en ese momento estás separado de Dios.

Mantente solidario con Dios en tu interior, la continua y perseverante interiorización te trae ventura.

No te pierdas a ti mismo; la angustia y el ego, no eres Tu; Tu eres un ser maravilloso de luz, un ser espiritual viviendo una experiencia física; eres como Dios, ya que estás hecho a su imagen y semejanza.

Con la fortaleza interior, atraes las cosas correctas, las personas correctas y las circunstancias correctas, no tienes que adular ni rogar a nada ni a nadie.

Y ¿Con quien logras esa fortaleza interior? ¿Con el ego?

No es con el ego que la logras. Es en la unión y solidaridad con Dios, que está siempre presente adentro, a través y alrededor de ti. Y eso lo logras con oración y meditación, no hay otro camino; ese el camino a la felicidad.

Haz un firme pacto en tu interior con Dios, y con ello se desvanece todo arrepentimiento. La Voluntad de Dios, de felicidad total, sigue siendo la misma para ti.

Muchas Bendiciones.

Yoshua y Ziulek.

Emprendedores del Camino a La Luz.

Tu participación es importante, por favor déjanos tu comentario acerca de este artículo: El Ego y la angustia.

Entradas Relacionadas

Publicada: agosto 20, 2012, 13:06 | No hay comentarios en El Ego y la angustia.
Category: Espiritualidad, Reflexión, Sanación

Deja un comentario