Google+ » La tentación

La tentación

 

 

 

¿Qué es la tentación?

 

La tentación según el diccionario es:

 

1. Instigación o estímulo que induce el deseo de algo.

2. Persona, cosa o circunstancia que la provoca.

3.Solicitación al pecado inducida por el demonio.

la tentaciónPodríamos agregar a este concepto lo siguiente que es cuando uno se siente con la necesidad de relacionarse con algo que es dañino para uno.

Y si lo vemos desde el punto de vista espiritual; sería como la necesidad de conectarse con algo que es contrario a la Voluntad de Dios.

El propósito final y la meta final de todos los humanos es expresar a Dios; y Dios es perfección, pureza y plenitud.

Vivimos en una constante búsqueda de placer y distracción, que nos aleja de nuestro propósito final;

es la tentación de los placeres del mundo que nos aleja de la Voluntad de Dios.

Comprender de manera consciente lo que que es tentación o cuando somos tentados es un poco difícil, ya que los placeres son cosas que se introducen de manera muy sutil y que generalmente no nos damos cuenta sino cuando ya estamos metidos en ello.

Es como decir que hay cosas que parecen tan inocentes y además son tan aduladoras que suelen causar alegría y que nosotros pensamos que su aspecto es tan pequeño que uno cree que puede dominarle sin preocuparse.

Desde esta manera se forman los malos hábitos o así se han formado los malos hábitos que constituyen una fuente de conexión constante con la tentación.

La tentación permite nuestro desarrollo.

El ego está creado para la auto-satisfacción y la protección (o supervivencia).

Entonces, evidentemente el ego nos conecta o atrae esa tentación, ya que siente la necesidad de satisfacer nuestros deseos o de protegernos (con la creencia de que no tengamos sufrimiento o dolor).

El ego no establece que algo está bien o está mal, simplemente el trata de darnos placer o protegernos de acuerdo a las creencias que tengamos establecidas.

Sin embargo no podríamos decir que el ego es un maligno; no podemos atacar o destruir el ego, ya que el ego es una necesidad para desarrollo en nuestra humanidad.

Gracias al ego no te moriste de hambre cuando eras un bebe, ya que gracias a el, llorabas cuando tenias hambre.

Gracias al ego, en algún momento te salvaste de situaciones peligrosas, como por ejemplo: al salir corriendo ante el ataque de un animal.

Gracias al ego, tienes las condiciones que estás viviendo hoy en día, sean favorables o desfavorables.

El ego no hay que destruirlo, hay que trascenderlo (superarlo); lograr el control de el y para ello sirve la tentación.

Hay momentos en la vida de uno, que las circunstancias o las tareas se ponen sumamente pesadas; entonces es necesario que para poder superarlas, disolvamos o superemos todas esas cosas que el ego ha ido acumulando y que nos causan separación de Dios o de los demás humanos.

En otras palabras, tenemos en algunos momentos de la vida que superar la tentación que nos impulsa o que nos instiga a satisfacer un deseo o un placer.

Momentos de tentación son vitales para el logro de nuestras metas, sobre todo cuando se trata de nuestro meta final que es expresar a Dios. Con una gran superación de la tentación, se logra la fuerza necesaria para tener grandes realizaciones.

Música del video: Be My Romeo Valentines Theme. Con autorización de (“Footage Firm”)

Muchas bendiciones.

Yoshua y Ziulek de Los Ángeles.

Emprendedores del Camino a La Luz.

Tu participación es importante, por favor déjanos tu comentario acerca de este artículo: La tentación.

Entradas Relacionadas

Publicada: mayo 19, 2013, 16:29 | No hay comentarios en La tentación
Category: Espiritualidad, Reflexión

Deja un comentario