Google+ » La Unicidad

La Unicidad

 

La Unicidad Verdadera

 

 

La Unicidad

La verdadera unicidad de las personas ha de llevarse a cabo sobre la base de una

intervención divina. Los deseos particulares del yo no son los que producen una

duradera unión.

 

Cuando de establece la unicidad con dios, osea en plena libertad, se

puede llevar a cabo cualquier tarea o empresa con éxito, aunque sean empresas

que para el ojo humano sean consideradas muy difíciles e imposibles.

 

La puerta de encuentro y de comunión con Dios está en el centro de nuestro

corazón y cuando nos centramos e interiorizamos en ese centro y logramos poner

nuestra atención allí sin intenciones particulares y egoístas, se establece la

unicidad; y la fuerza luminosa de la divinidad empieza a fluir hacia esa comunión

que nosotros permitimos y establecemos.

 

¿ Donde es el comienzo de la unicidad?

 

El comienzo de la unicidad debe tener lugar allí en esa puerta que está

en el centro de nuestro corazón, donde no existen aspiraciones particulares

egoístas de ninguna especie, para así poder llegar al éxito y sin falta alguna.

 

Y así la compañía de Dios se establece como influyente y bendice todas

nuestras empresas, donde la buena voluntad, la inocencia y la sinceridad dirigen

todos nuestros propósitos.

 

La comunión con el ego realmente es un camino hacia el dolor, el

sufrimiento, la duda , la incertidumbre y la no unicidad, ya que está basado no en la

intervención divina, sino en sentidos separatistas e intereses egoístas y de

carencia.

 

La posición que hemos asumido en el mundo y con el mundo nos mantiene

separados, hemos levantado una gran cantidad de obstáculos e impedimentos que

nos entristecen y nos agobian, debido a nuestra identificación con el ego.

 

Estamos exteriormente separados en apariencia, pero realmente unidos en

nuestros corazones y aunque la superación de tales obstáculos implique en su

forma, grandes conflictos, la unicidad se establecerá y lograremos encontrarnos

y entonces toda tristeza se transformará en alegría.

 

Te propongo un ejercicio para reconocer nuestra identidad y que consiste en

lo siguiente: centrate haciendo unas respiraciones profundas y luego visualiza

tu cuerpo delante de ti para que así puedas actuar como su observador y así

observarte a ti mismo en todos tus actos, al observarte de esta manera llega el

momento en que dejas de identificarte con tu cuerpo, a darte cuenta que no eres

ese cuerpo, que eres algo más que ese cuerpo.

 

Y si continuamos un poquito más allá con el ejercicio, e incluyes, o

comienzas a incluir otras personas en tu observación, te darás cuenta de que

conoces el espíritu de las personas que observas. Te asombrarás de lo que vas a

recordar.

 

Te pido que realices el ejercicio con constancia y sin esfuerzo y pronto

recordarás que lo que recuerdas del espíritu es AMOR. Y eso es lo que somos,

AMOR, y lo único que necesitamos para percibirlo es confiar en nuestro corazón.

 

En este ejercicio, que aunque no parezca muy científico e investigador, te

proporcionará la evidencia que buscas para confirmar la verdad de lo que somos,

(puro amor), y te recuerdo que la observación que hagas, la hagas con tu corazón

y no con tu mente.

 

Hemos juntado lo que somos realmente a nuestra condición humana; en nuestra

búsqueda de identidad nos hemos encerrado en lo que vemos en el mundo, y en

consecuencia hemos establecido a la muerte como el único camino con el cual

podemos alcanzar la unicidad con Dios.

 

Emprende tu viaje regularmente al centro de tu corazón, y así poder

contemplar las costumbres vivas en nuestra humanidad que son desatinadas y bajo

el influjo del Padre modificar-las y alcanzar la unicidad.

 

Llama a Dios en el centro de tu corazón y con su respuesta te mostrará

grandes y poderosas cosas desconocidas para ti.

 

Dios es omnipresente y si reconocemos esta verdad, nos será de gran ayuda en

cada instante, todo momento y lugar, y todo lo que pidamos estará inspirado y

dirigido hacia su voluntad que es perfecta felicidad y unicidad.

 

 

Muchas Bendiciones.

Yoshua y Ziulek

Emprendedores del Camino a La Luz

PD. La unicidad como El Camino a La Felicidad

 

 

 

 

 

 

 

Entradas Relacionadas

Publicada: agosto 14, 2011, 17:25 | No hay comentarios en La Unicidad
Category: Espiritualidad, Unificación

Deja un comentario