Google+ » Protección interior II.

Protección interior II.

Continuamos hablando de la protección interior.

protección interiorParte de la protección interior, está en cambiar tu mismo todas aquellas cosas que te están produciendo infelicidad. Porque si sientes que te atacan, o si sientes que hay personas que te atacan; es porque en tu interior, hay algo que está atrayendo esos ataques.

Tenemos que empezar a tomar responsabilidad de las cosas que nos suceden, y parte de esa responsabilidad es reconocer que hay algo interior que está atrayendo esos ataques, que hay alguna cuestión en ti que fabrica dificultades.

En primer lugar: es importante que cuando se nos presentan situaciones conflictivas, lo primero que tenemos que hacer es revisarnos nosotros mismos, y esa revisión la hacemos conectándonos con la Presencia interior, (con tu protección interior) para pedir su protección y guía para resolver esa situación.

Es sentarnos, cerrar los ojos y respirar suave y profundamente, y cuando tengamos paz; preguntarnos interiormente o preguntar a nuestra divinidad que debemos hacer o simplemente dejar que ella sea la actúe.

Con una practica continua de esta conexión interior, vamos a tener cada vez más una mayor certeza de ella y la inspiración va a fluir mejor, lo que quiere decir que nuestra fe va a aumentar.

Lo que es importante es ser perseverante; porque cuando empezamos con esta practica, el ego va también a intervenir con mas fuerza para que desistamos de esta practica.

El conectarnos con nuestra Presencia es tener la protección interior.

El conectarnos con nuestra Presencia y con nuestra protección interior; aumenta la fuerza, la sabiduría y el amor para resolver las situaciones internas y externas, de hecho es dejar en manos de Dios el resolver divinamente cualquier situación.

La protección interior, nos inspira y nos da la fuerza y el momento justo para actuar en la resolución de cualquier situación discordante que se nos presente en la vida.

Moverse sin la protección interior, es actuar a la ligera, es moverse irreflexivamente, es actuar en las condiciones del mundo, o permitir que el mundo dirija nuestras acciones, es reaccionar y no actuar. Es perder, o continuar perdiendo tu independencia.

El permitir la protección interior, es tener la luz en los pensamientos y moverse hacia afuera con serenidad, paz y dicha. Es convertir en alegría algo que parecía sufrimiento.

 

Un fuerte abrazo y muchas bendiciones.

Yoshua y Ziulek de Los Ángeles.

Emprendedores del Camino a La Luz.

Tu participación es importante, por favor déjanos tu comentario acerca de este articulo: Protección interior II.

Entradas Relacionadas

Publicada: junio 17, 2015, 13:30 | No hay comentarios en Protección interior II.
Category: Espiritualidad, Reflexión

Deja un comentario