Google+ » comunion con Dios

La comunión magnánima es el acercamiento supremo.

 comunión  magnánima

 

Magnanimidad según el diccionario de la Real Academia Española es Grandeza y elevación de animo.

 

La comunión magnánima es cuando estamos en conexión plena con nuestra presencia divina interior. Es estar en unidad con Dios Padre Madre Vida y con todos los hombres, es irradiar bendiciones a todo y a todos, ya que uno esta conectado con la energía divina en consciencia y conocimiento.

 

La comunión magnánima es superar al mundo con todas sus vicisitudes, es convertirse en un canal claro y perfecto para que el bien de Dios fluya adentro, a través y alrededor de uno y de toda vida que uno contacte donde quiera que sea. Cuando estamos en comunión con Dios, es expresar a Dios en todo momento y lugar.

 

La comunión magnánima es estar en Dios e identificarse con El plenamente, es no estar identificado con el ego, por lo tanto la comunión magnanimidad es hacer unicamente la voluntad de Dios que es perfecta felicidad.

 

¿Por qué nos cuesta tanto la comunión magnánima?

 

La comunión magnánima nos cuesta tanto, porque estamos muy identificados con el ego, porque hemos permitido que el ego se haga cargo de nuestra mente, que sea el que la dirige, en otras palabras porque hemos perdido el control de nuestra mente que es una con Dios.

 

El ego es algo que es difícil de definir, por lo tanto te lo voy a definir con las palabras del Maestro Jesús en Un Curso de Milagros: “El ego no es más que un sueño de lo que en realidad eres. Un pensamiento de que estas separado de tu Creador y un deseo de ser lo que El no creó”.

 

El ego no tiene ningún interés en que uno logre esa comunión magnánima, porque esto representaría su amansamiento, de manera que el quiere estar a cargo y siempre va a crear ideas y razonamientos para mantenerse en el poder.

 

Por eso siempre tenemos flojera de meditar o nos cuesta mucho hacerlo ya que el ego nos distrae con sus pensamientos innumerables, lo que no permite poner la mente en paz, que seria la condición necesaria para realizar la comunión magnánima.

 

A la mayoría de las personas en el mundo, el ego mantiene distraída sus mentes con circunstancias o situaciones externas, o con entretenimientos de manera que no pueda hacer, o se le dificulte la conexión con la divinidad interior.

 

Así que para hacer o tener una comunión magnánima es cuestión de tomar una decisión, es cuestión de dar el primer paso, para que aprendamos a reencontrarnos con nuestra presencia divina interior.

 

Para que tomemos esa decisión es importante tomar consciencia de que la felicidad, solamente la vamos a conseguir si tenemos una comunión magnánima, ya que el ego siempre se va a encargar de que no seamos felices, y la felicidad es la meta común de la humanidad.

 

Podríamos decir que la vía hacia la comunión magnánima, no es un camino fácil ya que el ego ha establecido en nuestra mente esa creencia, pero como dice un pensamiento chino, todo camino largo comienza con un paso; entonces te estimulo a que des ese primer paso hacia la comunión magnánima.

 

Muchas bendiciones

Yoshua y Ziulek

Emprendedores del Camino a La Luz

 

Tu participación es importante, por favor déjanos tu comentario acerca de este articulo La comunión magnánima.

 

Entradas Relacionadas

 

Las adversidades son producto de un ejercito de pensamientos negativos.

ejercito de pensamientos

 

Cuando a alguien le agobian las adversidades y está pasando por situaciones desfavorables es porque un ejercito de pensamientos negativos ha sido el causante de ello, por lo tanto es significativo no dejarse caer en el desanimo, es ante todo importante superar la desventura interiormente.

 

La fortaleza está es allí, en el interior, y eso permite que nos hagamos más fuertes, pues si caemos en la debilidad, las necesidades nos vence.

 

Si en lugar de conectarnos con nuestro poder interior, nos quedamos sentados bajo la depresión o la melancolía, entonces tenemos grandes posibilidades de caer en un valle de tinieblas, que hace que las situaciones o las adversidades se tornen aun más desesperanzada.

 

Esta actitud es consecuencia de una ceguera interior y debe superarse, para que podamos encontrar soluciones y conducirnos así a el camino a la felicidad.

 

Esta ceguera interior es producto del nublamiento o la falta de claridad que tenemos en nuestra mente y que viene por la cantidad de programaciones establecidas en otros tiempos, que está almacenada en nuestro subconsciente y que genera un ejercito de pensamientos negativos.

 

Como dicen las enseñanzas espirituales, como es arriba es abajo, como es adentro es afuera, como es en el Cielo es en la Tierra, y esto es una metáfora que está indicando que el Cielo es nuestro interior ( nuestra mente) y los la Tierra, lo exterior, el mundo de la materia (las situaciones y acontecimientos).

 

Todo lo que nos ocurre, o las situaciones que atraemos, tienen su origen en nuestra mente y en el ejercito de pensamientos que tenemos, y si nuestra mente está nublada y por ende nuestro ejercito de pensamientos, la fuerza esencial es bloqueada, es decir no permitimos que la luz fluya produciendo un ejercito de pensamientos positivos, y esto produce desorden en nuestra mente.

 

Nuestros pensamientos, así como el símil que estamos utilizando en este articulo, son como un ejercito de pensamientos, y en el ejercito, para que puedan existir victorias, debe estar disciplinado y en orden; si en el ejercito reina el desorden y la indisciplina, la derrota es segura.

 

El comandante de ese ejercito de pensamientos que hay en nuestra mente, somos nosotros mismos. Por eso es importante tomar control de nuestra mente y de nuestro ejercito de pensamientos y ese control se toma en unión con la claridad interior que viene de Dios.

 

Un ejercito de pensamientos indisciplinados

 

Tenemos un ejercito de pensamientos indisciplinado en nuestra mente, somos como el oficial del ejercito al que se le han amotinado sus subalternos.

 

Es indispensable que empecemos a tomar responsabilidad de los pensamiento que tenemos, el conductor del ejercito de pensamientos, debe hallarse a la cabecera de ellos, no a la deriva o los pies de ellos.

 

No nos damos cuenta o no tenemos consciencia de la gran responsabilidad que tenemos con esa multitud de pensamientos que conducimos, por eso es sustancial que tomemos consciencia de ello, y la única manera es a través de la interiorización, es a través del reconocimiento del único poder que constituye Dios Padre Madre Vida.

 

Los pensamientos discordantes, negativos, los rencores, los miedos, las penas; son como cadáveres, son pensamientos de muerte(son pensamientos sin vida), que generan esas situaciones desfavorables, esas adversidades. No permitas entonces, cargar en tu mente un carruaje de cadaveres o en otras palabras, no construyas un cementerio en tu mente.

 

La gracia del Cielo está allí en tu corazón, en correspondencia contigo, permite que te honre, y asi honrará todo tu ejercito de pensamientos.

 

Permite que el Amor Divino dirija tu ejercito de pensamientos y recuerda siempre que tu futuro es una realización de tus pensamientos actuales.

 

Me permito aconsejarte que dejes tus datos aquí abajo y descargues una meditación guiada para que te ayude a conseguir paz mental y a través de esa paz mental, poder tomar el mando de tu ejercito de pensamientos.

 

 

 

Dios te bendiga y muchas gracias por ser y estar. Te pedimos que por favor nos dejes tu comentario acerca de este contenido El ejercito de pensamientos.

 

 

Entradas Relacionadas

Porque la comunidad con Dios es la excelencia.

 

comunidad con DiosLa comunidad con Dios es lo mejor porque es lo real.

Adherirse a nuestra Divina Presencia es recibir la guía apropiada en todos nuestros asuntos,

para conducirnos de forma excelente en todos nuestros caminos.

 

El mundo nos influye muy a menudo con sus eternos mensajes de preocupación,

maldad, sacrificios y un sin numero de energías que nos perturban; esto produce

dudas, incertidumbres y vacilaciones, y en consecuencia nos establecemos en

nuestro interior, el que no consigamos un centro firme para la realización de la

comunidad con Dios.

 

El miedo, la ansiedad, la duda y la incertidumbre son ilusiones de nuestro

ego, y producto de nuestra falta de comunidad con Dios, y esto produce en

nosotros, estados de animo no adecuados, que llevan a acciones no

adecuadas también, que molestan nuestra paz mental y bloquean nuestro camino a

la felicidad.

 

Mas, si uno está consciente de esta situación y llama a Dios en plena fe,

clamando su ayuda, bastará un simple destello de energía del Divino Creador

para subsanar cualquier cosa.

 

La enegia divina si bien se rezaga, no se separa de nosotros a pesar de las

circunstancias, la comunidad con Dios, si nosotros lo permitimos, nos influye y

nos inspira para salir con bien de todas ellas.

 

 

La comunidad con Dios es el dejarse conducir y esto nos lleva a la fortuna, al

éxito, a la victoria y a la felicidad.

 

 

Cuando estamos en comunidad con Dios permanecemos libres de defectos, y en

nuestra fuerte relación interior de correspondencia y comunidad con Dios, nos libra

de ser influenciados por el mundo de manera incorrecta y contraria a la

felicidad.

 

En tiempos que vamos aumentando nuestro acercamiento a lo Supremo y que

vamos reforzando nuestra comunidad con Dios, el camino a seguir en el mundo o en

nuestro plano terrenal, no se elije al azar sino que es influenciado por nuestra

Divina Presencia, y por este motivo de su influjo interior se ejercen sus

efectos de manera favorable en el mundo.

 

En el universo existen solamente dos energías de atracción y estas son el

amor y el miedo. Nosotros a través de los tiempos, a esta energía de miedo le

hemos dado distintos nombres, como por ejemplo: preocupación, dolor estrés,

depresión, etc.

 

Estas percepciones de miedo en sus distinta formas, nos conduce a menudo a

estados indeseados en distintos aspectos de nuestra vida y con ello no se siente

la fuerza necesaria para seguir avanzando.

 

Sin embargo al realizar la comunidad con Dios y someternos a su influencia,

se adquiere el sostén para retomar la fuerza y la fe para seguir adelante.

 

Recuerda siempre que toda indecisión de conectarnos y de establecer la

comunidad con Dios es producto de algún miedo interior, tenga la forma que tenga

este miedo, y allí es preciso tener fe y tomar la decisión firme de realizar con

mayor ahínco esa comunidad con Dios.

 

La falta de comunidad con Dios provoca una mente dispersa e insegura.

 

Nuestra mente está constante e insistentemente lucubrando en nuestros

pensamientos, que van y vienen de manera incesante acerca de los problemas y

circunstancias de la vida y esto frena nuestra facultad de decidir, haciendo que

seamos llevados por el mundo a la deriva.

 

Pensar y cavilar reiteradamente como lo hace la mente de nosotros

comúnmente, provoca el aporte de afecciones, dolencias y carencias una y otra

vez, y por ende la mortificación y con ello la inacción o bloqueo de la acción

efectiva.

 

Es importante establecer la comunidad con Dios a través de la paz mental y

del acercamiento a lo Supremo para asi poder expresar completamente nuestro

verdadero lugar en la vida y contribuir con nuestro entendimiento al beneficio

de la humanidad y de nosotros mismos.

 

Con nuestra comunidad con Dios se incrementa la energía amorosa de la

divinidad en nosotros y esto redunda en beneficio de todas nuestras acciones.

Mediante la perseverancia en la comunidad con Dios se tendrá éxito y se

encontrará el camino adecuado en todos nuestros asuntos, teniendo la certeza de

que todas nuestras necesidades serán cubiertas en abundancia.

 

Hazte el propósito de alcanzar la comunidad con Dios y ten fe y confianza de

que el Supremo Poder en ti, te guiará en todos tus caminos y sobre todo en el

camino a la felicidad perfecta.

 

 

Entradas Relacionadas

Publicada: septiembre 11, 2011, 19:10 | No hay comentarios en La Comunidad con Dios
Category: Espiritualidad, Reflexión, Unificación

 

La Unicidad Verdadera

 

 

La Unicidad

La verdadera unicidad de las personas ha de llevarse a cabo sobre la base de una

intervención divina. Los deseos particulares del yo no son los que producen una

duradera unión.

 

Cuando de establece la unicidad con dios, osea en plena libertad, se

puede llevar a cabo cualquier tarea o empresa con éxito, aunque sean empresas

que para el ojo humano sean consideradas muy difíciles e imposibles.

 

La puerta de encuentro y de comunión con Dios está en el centro de nuestro

corazón y cuando nos centramos e interiorizamos en ese centro y logramos poner

nuestra atención allí sin intenciones particulares y egoístas, se establece la

unicidad; y la fuerza luminosa de la divinidad empieza a fluir hacia esa comunión

que nosotros permitimos y establecemos.

 

¿ Donde es el comienzo de la unicidad?

 

El comienzo de la unicidad debe tener lugar allí en esa puerta que está

en el centro de nuestro corazón, donde no existen aspiraciones particulares

egoístas de ninguna especie, para así poder llegar al éxito y sin falta alguna.

 

Y así la compañía de Dios se establece como influyente y bendice todas

nuestras empresas, donde la buena voluntad, la inocencia y la sinceridad dirigen

todos nuestros propósitos.

 

La comunión con el ego realmente es un camino hacia el dolor, el

sufrimiento, la duda , la incertidumbre y la no unicidad, ya que está basado no en la

intervención divina, sino en sentidos separatistas e intereses egoístas y de

carencia.

 

La posición que hemos asumido en el mundo y con el mundo nos mantiene

separados, hemos levantado una gran cantidad de obstáculos e impedimentos que

nos entristecen y nos agobian, debido a nuestra identificación con el ego.

 

Estamos exteriormente separados en apariencia, pero realmente unidos en

nuestros corazones y aunque la superación de tales obstáculos implique en su

forma, grandes conflictos, la unicidad se establecerá y lograremos encontrarnos

y entonces toda tristeza se transformará en alegría.

 

Te propongo un ejercicio para reconocer nuestra identidad y que consiste en

lo siguiente: centrate haciendo unas respiraciones profundas y luego visualiza

tu cuerpo delante de ti para que así puedas actuar como su observador y así

observarte a ti mismo en todos tus actos, al observarte de esta manera llega el

momento en que dejas de identificarte con tu cuerpo, a darte cuenta que no eres

ese cuerpo, que eres algo más que ese cuerpo.

 

Y si continuamos un poquito más allá con el ejercicio, e incluyes, o

comienzas a incluir otras personas en tu observación, te darás cuenta de que

conoces el espíritu de las personas que observas. Te asombrarás de lo que vas a

recordar.

 

Te pido que realices el ejercicio con constancia y sin esfuerzo y pronto

recordarás que lo que recuerdas del espíritu es AMOR. Y eso es lo que somos,

AMOR, y lo único que necesitamos para percibirlo es confiar en nuestro corazón.

 

En este ejercicio, que aunque no parezca muy científico e investigador, te

proporcionará la evidencia que buscas para confirmar la verdad de lo que somos,

(puro amor), y te recuerdo que la observación que hagas, la hagas con tu corazón

y no con tu mente.

 

Hemos juntado lo que somos realmente a nuestra condición humana; en nuestra

búsqueda de identidad nos hemos encerrado en lo que vemos en el mundo, y en

consecuencia hemos establecido a la muerte como el único camino con el cual

podemos alcanzar la unicidad con Dios.

 

Emprende tu viaje regularmente al centro de tu corazón, y así poder

contemplar las costumbres vivas en nuestra humanidad que son desatinadas y bajo

el influjo del Padre modificar-las y alcanzar la unicidad.

 

Llama a Dios en el centro de tu corazón y con su respuesta te mostrará

grandes y poderosas cosas desconocidas para ti.

 

Dios es omnipresente y si reconocemos esta verdad, nos será de gran ayuda en

cada instante, todo momento y lugar, y todo lo que pidamos estará inspirado y

dirigido hacia su voluntad que es perfecta felicidad y unicidad.

 

 

Muchas Bendiciones.

Yoshua y Ziulek

Emprendedores del Camino a La Luz

PD. La unicidad como El Camino a La Felicidad

 

 

 

 

 

 

 

Entradas Relacionadas

Publicada: agosto 14, 2011, 17:25 | No hay comentarios en La Unicidad
Category: Espiritualidad, Unificación