Google+ » energía

¿Sabes lo que es la esperanza?

El diccionario dice que es: Estado del ánimo en el cual se nos presenta como posible lo que deseamos.

la esperanzaOsea que es como un sentir en todo tu ser de que algo se va a dar con seguridad, bien sea una circunstancia o algún evento de tu propia vida o de un colectivo.

La esperanza, es como creer y tener confianza; es un estado de animo (como dice el diccionario), de que todo lo bueno va a suceder con respecto a un asunto cualquiera que deseamos.

[seguir leyendo…]

Entradas Relacionadas

Publicada: junio 11, 2015, 13:35 | No hay comentarios en La esperanza.
Category: Espiritualidad, Reflexión

el miedo te aprisiona

Definición de miedo según el Diccionario:

1.    Perturbación angustiosa del ánimo por un riesgo o daño real o imaginario.
2.    Recelo o aprensión que alguien tiene de que le suceda algo contrario a lo que desea.
3.    Otras definiciones con no vienen al caso que estamos tratando.

[seguir leyendo…]

Entradas Relacionadas

Publicada: marzo 2, 2015, 15:49 | No hay comentarios en El miedo.
Category: Espiritualidad, Reflexión, Sanación

gratitud¿Qué es la gratitud?

Según el diccionario, Gratitud es: “Sentimiento que nos obliga a estimar el beneficio o favor que se nos ha hecho o ha querido hacer, y a corresponder a él de alguna manera”.

 

¿Por qué la gratitud es un poder?

 

La gratitud es un poder, porque es un atributo que viene de Dios y además es una energía de muy alta frecuencia, ya que nos abre el camino y nos mantiene en el amor, la prosperidad, la felicidad, la armonía.

  [seguir leyendo…]

Entradas Relacionadas

Publicada: octubre 16, 2014, 12:25 | No hay comentarios en El poder de la gratitud
Category: Espiritualidad, Reflexión

Porque la comunidad con Dios es la excelencia.

 

comunidad con DiosLa comunidad con Dios es lo mejor porque es lo real.

Adherirse a nuestra Divina Presencia es recibir la guía apropiada en todos nuestros asuntos,

para conducirnos de forma excelente en todos nuestros caminos.

 

El mundo nos influye muy a menudo con sus eternos mensajes de preocupación,

maldad, sacrificios y un sin numero de energías que nos perturban; esto produce

dudas, incertidumbres y vacilaciones, y en consecuencia nos establecemos en

nuestro interior, el que no consigamos un centro firme para la realización de la

comunidad con Dios.

 

El miedo, la ansiedad, la duda y la incertidumbre son ilusiones de nuestro

ego, y producto de nuestra falta de comunidad con Dios, y esto produce en

nosotros, estados de animo no adecuados, que llevan a acciones no

adecuadas también, que molestan nuestra paz mental y bloquean nuestro camino a

la felicidad.

 

Mas, si uno está consciente de esta situación y llama a Dios en plena fe,

clamando su ayuda, bastará un simple destello de energía del Divino Creador

para subsanar cualquier cosa.

 

La enegia divina si bien se rezaga, no se separa de nosotros a pesar de las

circunstancias, la comunidad con Dios, si nosotros lo permitimos, nos influye y

nos inspira para salir con bien de todas ellas.

 

 

La comunidad con Dios es el dejarse conducir y esto nos lleva a la fortuna, al

éxito, a la victoria y a la felicidad.

 

 

Cuando estamos en comunidad con Dios permanecemos libres de defectos, y en

nuestra fuerte relación interior de correspondencia y comunidad con Dios, nos libra

de ser influenciados por el mundo de manera incorrecta y contraria a la

felicidad.

 

En tiempos que vamos aumentando nuestro acercamiento a lo Supremo y que

vamos reforzando nuestra comunidad con Dios, el camino a seguir en el mundo o en

nuestro plano terrenal, no se elije al azar sino que es influenciado por nuestra

Divina Presencia, y por este motivo de su influjo interior se ejercen sus

efectos de manera favorable en el mundo.

 

En el universo existen solamente dos energías de atracción y estas son el

amor y el miedo. Nosotros a través de los tiempos, a esta energía de miedo le

hemos dado distintos nombres, como por ejemplo: preocupación, dolor estrés,

depresión, etc.

 

Estas percepciones de miedo en sus distinta formas, nos conduce a menudo a

estados indeseados en distintos aspectos de nuestra vida y con ello no se siente

la fuerza necesaria para seguir avanzando.

 

Sin embargo al realizar la comunidad con Dios y someternos a su influencia,

se adquiere el sostén para retomar la fuerza y la fe para seguir adelante.

 

Recuerda siempre que toda indecisión de conectarnos y de establecer la

comunidad con Dios es producto de algún miedo interior, tenga la forma que tenga

este miedo, y allí es preciso tener fe y tomar la decisión firme de realizar con

mayor ahínco esa comunidad con Dios.

 

La falta de comunidad con Dios provoca una mente dispersa e insegura.

 

Nuestra mente está constante e insistentemente lucubrando en nuestros

pensamientos, que van y vienen de manera incesante acerca de los problemas y

circunstancias de la vida y esto frena nuestra facultad de decidir, haciendo que

seamos llevados por el mundo a la deriva.

 

Pensar y cavilar reiteradamente como lo hace la mente de nosotros

comúnmente, provoca el aporte de afecciones, dolencias y carencias una y otra

vez, y por ende la mortificación y con ello la inacción o bloqueo de la acción

efectiva.

 

Es importante establecer la comunidad con Dios a través de la paz mental y

del acercamiento a lo Supremo para asi poder expresar completamente nuestro

verdadero lugar en la vida y contribuir con nuestro entendimiento al beneficio

de la humanidad y de nosotros mismos.

 

Con nuestra comunidad con Dios se incrementa la energía amorosa de la

divinidad en nosotros y esto redunda en beneficio de todas nuestras acciones.

Mediante la perseverancia en la comunidad con Dios se tendrá éxito y se

encontrará el camino adecuado en todos nuestros asuntos, teniendo la certeza de

que todas nuestras necesidades serán cubiertas en abundancia.

 

Hazte el propósito de alcanzar la comunidad con Dios y ten fe y confianza de

que el Supremo Poder en ti, te guiará en todos tus caminos y sobre todo en el

camino a la felicidad perfecta.

 

 

Entradas Relacionadas

Publicada: septiembre 11, 2011, 19:10 | No hay comentarios en La Comunidad con Dios
Category: Espiritualidad, Reflexión, Unificación

Todo en el universo es energía y esta energía tiene distintas frecuencias y toma distintas formas. Nuestros cuerpos, nuestras emociones, pensamientos y todo lo que tu ves a tu alrededor está hecho de energía.

El nivel de frecuencia en la cual vibra es lo que hace la diferencia , y evidentemente la energía de más alta  frecuencia es la de Dios que es precisamente la fuente suprema y de donde se derivan todas las demás.

Las frecuencias más bajas se mueven con mucha lentitud  y a veces se estancan, o producen estancamiento; dentro de este tipo de energía podemos considerar a todas aquellas emociones que consideramos negativas, como por ejemplo: depresiones, vergüenzas, odios, envidias, rencores, y un sin número de otras más, y todas ellas se derivan de una que se llama miedo.

Todas estas emociones o energías de baja frecuencia se encuentran dentro o fuera de nosotros y se han ido acumulando a través de los tiempos. Se han ido acumulando en nuestro subconsciente y en el de todos nuestros compañeros de viaje en este mundo.

Como dije anteriormente, estas energías se mueven muy lentamente o se estancan y por ello producen en nuestras vidas perturbaciones, bloqueos, y/o estancamiento, manifestándose como enfermedades, falta de armonía, o de riqueza, etc.

Debido a que todo es energía y que lo que la caracteriza es la frecuencia de vibración, tu  puedes cambiar esa frecuencia, tu tienes el poder para cambiarla.

Dios, como dije antes es la fuente suprema de energía y la de más alta vibración, y nosotros como hijos de Dios, somos hechos a su imagen y semejanza, por lo tanto tenemos y compartimos esa energía de más alta vibración, lo que pasa es que no tenemos conciencia de ello.

Al practicar diariamente la meditación, nos vamos conectando con ese poder que representa la frecuencia vibratoria de Dios, vamos tomando conciencia de lo que ella es y de la cual formamos parte,  y partir de allí empezamos a cambiar y a elevar la frecuencia vibratoria de todas esas energías de baja frecuencia acumuladas dentro de nosotros y además a cambiar y elevar todas esas energías fuera de nosotros.

Empieza a meditar para que te conectes con esa fuente de alta frecuencia que es Dios, y si ya lo haces pero no con mucha frecuencia, hazte el habito, y empieza a practicarlo diariamente.
Muchas Bendiciones

Yoshua y Ziulek

 

Entradas Relacionadas